10 ene. 2012

¿Quién se ríe ahora?





























































































Y entonces lo entiende. Él entiende por qué las personas se dan la mano: él siempre había pensado que se trataba de posesión, diciendo: Esto es mío. Pero se trata de mantener el contacto. Se trata de hablar sin palabras. Se trata de que te quiero conmigo y no te vayas.





Si fueras la mitad de gracioso de lo que crees que eres, muchacho, 
serías el doble de gracioso de lo que eres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario